¡Conoce el unboxing como experiencia y sorprende a tus clientes!

Han pasado varios años en los que el vídeo es usado como estrategia de marketing de contenidos. Cada vez aumenta más el consumo de este formato, coincidiendo con el auge de las redes sociales y de la comunicación a través de canales digitales.

Una de las técnicas que mejores resultados está obteniendo, como estrategia de promoción de productos, es la del vídeo unboxing.

¿De qué se trata esta estrategia? 

Esta herramienta publicitaria se traduce como: “Acción de estar desempaquetando ahora en este momento, al mismo tiempo que grabo esta acción con una cámara”. En ellos se muestra todo el proceso de desempaquetado del objeto recibido en tres facetas: el antes, durante y después.

Las claves del éxito del unboxing residen esencialmente en saber crear expectativas y en contagiar ilusión por la última novedad que hayas sacado al mercado o sea “antojar a tu mercado”.

Incentivar a los consumidores a adquirir este tipo de versiones, es el principal objetivo de este tipo de vídeos, además de contribuir así a la promoción del producto estándar.

Al final, el cliente quiere acercarse a la experiencia de abrir un producto en el que está interesado, y necesita que la persona que lo realice sea próximo a su opinión, para así tener una idea aproximada de lo que podría sentir al abrirlo.

Compartimos así un momento con la marca, el producto y el influencer, que sirve de vínculo y de este modo quedan las ganas de adquirirlo y vivir en primera persona esta experiencia, así mismo la marca se ve altamente incentivada. 

¡Sin PACKAGING no hay UNBOXING!

El packaging es tan importante como el propio producto, es su carta de presentación. El boca en boca siempre ha existido y los consumidores de hoy probablemente estarán en redes sociales para mostrarlo. 

Un empaquetado sorprendente puede ser una buena estrategia comercial, tanto como el propio producto que se envuelve. Te presentamos algunos trucos para que puedas convertir tu packaging en toda una experiencia:


 

Efecto “Wow”: Ocurre cuando tu cliente abre la caja y se encuentra con una agradable sorpresa, como una frase de agradecimiento o una frase de captación, siempre intentando que sea con una grafía elegante y que se adapte a la naturaleza del producto. Si lo acompañas de algún regalo pequeño, un cupón de descuento o la participación en algún sorteo, mejor que mejor.

Personalización: Hacer que el cliente se sienta especial y único. Algo que está creando tendencia es agregar en el interior del envoltorio una nota personal.

Que parezca hecho a mano: Utiliza un packaging que parezca artesanal, hecho a mano. Existen materiales y formas que dan esa imagen.

Efecto Fragancia: Todo nos entra por los sentidos y el olfato es uno de los que más sensaciones nos hacen evocar. Perfumar el interior de tus envíos es una forma de que el producto cree una agradable y favorable sensación en tus clientes en cuanto los abren.

Sostenibilidad: Que tus embalajes y envoltorios sean sostenibles, reciclables, creará una corriente de simpatía hacia tu negocio.

Estos son algunos de los métodos que hay para que tu packaging se convierta en toda una experiencia para tus clientes.  ¿Quieres un ejemplo para mayor claridad?  Revisa el siguiente video que te compartimos y mira como muchas marcas lo están haciendo:

Tepache lab estudio branding y marketing digital logotipo 1

Esperamos que esta información te ayude a entender mejor en el tema de la experiencia de producto a través del packaging. Y si necesitas más ayuda, contáctanos.

Saludos

Tepache team